Las tradiciones nos regalan identidad. No es necesario seguir una sola, nuestra existencia no viene de un solo lugar. Venimos del todo y venimos de la nada. Ya lo dice el catolicismo: vienes del polvo y en polvo te convertirás.

El yoga une todos estos hilos conductores que forman carreteras hacia dentro y hacia fuera; hacia la espiritualidad. Conecta ese espacio de recogimiento en sintonía con tu esencia. Con tu ser mas elevado, permitiendo manifestaciones sagradas desde lo mas profundo del ser: el alma.

Cuando logramos entender que la ansiedad y depresión, que las emociones y sensaciones incómodas son solo mensajes del sentido de la vida, comenzamos a sentarnos con ellos. A escucharlos a crear rituales espaciosos en los cuales cabe todo. Todas las posibilidades, todas las ideas, todos los sentimientos que resuenan con el ajna chakra. Con el tercer ojo, con nuestra bendita e infinita intuición.

Regalate y regala a otros la oportunidad de vivir en tiempos sagrados. En tiempos de profunda escucha y de aceptación.

Sat Nam

Teresa